Una crisis causada por la intolerancia

agosto-septiembre de 2011 | página 1

REBECCA WARD, reporta sobre el devastador efecto que la ley anti-inmigrante HB 87 está teniendo en la producción agrícola de Georgia --y la repugnante solución del gobernador republicano.

ALGO HUELE mal en Georgia --y no son sólo los arándanos, cacahuetes, maíz, sandías y otros productos agrícolas que se están pudriendo en los campos, porque los trabajadores para cosecharlos no pueden ser encontrados.

La crítica situación fue provocada por la draconiana ley anti-inmigrante HB 87 --aprobada en marzo-- que criminaliza a los trabajadores indocumentados. Entre las disposiciones de la ley hay una que penaliza el transporte de inmigrantes indocumentados, y otra que permite demandar a funcionarios locales y estatales que no cumplan con la ley de inmigración.

La ley está causando un éxodo masivo. Aunque la mayoría de la evidencia de familias dejando el estado es anecdótica, ésta es también abrumadora. Jóvenes indocumentados involucrados están buscando desesperadamente una manera de permanecer en Georgia hasta terminar la escuela secundaria, mientras sus familias se trasladan a estados menos amenazantes. Las escuelas públicas primarias y secundarias están reevaluando sus números para el otoño.

María, una mesera en Atlanta, lo expresó así: "La gente se ha ido sobre la base de rumores. Por ejemplo, en una sola noche, cinco de mis compañeros de trabajo, lavaplatos y personal de la cocina, se fueron de Georgia por temor. Habían estado aquí por un tiempo, casi cinco años, y decidieron irse a un estado más seguro, casi de un día para el otro".

A instancia del gobernador Nathan Deal, el Departamento de Agricultura de Georgia (DAG) investigó la escasez de mano de obra y encontró que para salvar la cosecha de esta temporada serán necesarios más de 11.000 trabajadores.

El DAG encontró que la escasez de mano de obra afecta principalmente las grandes plantaciones, con más de 250 acres que cosechar este verano. También encontró que, con la aparición una nueva plaga que requiere mano de obra intensiva para la aplicación de herbicida, el cultivo que necesita más trabajadores para su cosecha es el algodón.

Así, con más de 54.000 nuevas solicitudes de desempleo sólo en mayo, según el Departamento Laboral de Georgia, ¿Cómo explicar esta escasez de mano de obra? ¿Por qué los georgianos no corren a llenar estos puestos trabajos, cosechando algodón bajo el sol sureño? La respuesta yace en la pregunta misma.

De acuerdo con el mismo estudio del DAG, 60 por ciento de estos empleos paga menos de $11 la hora; más de dos tercios de los trabajos son temporales, con empleo para uno a seis meses; y sólo de un tercio de los empleos ofrece algún tipo de compensación laboral, a pesar de los altos índices de insolación en esta industria. Además, a pesar de que las horas son largas y las locaciones a menudo remotas, menos de una cuarta parte de las plantaciones ofrece alojamiento.

- - - - - - - - - - - - - - - -

PERO EL gobernador Nathan Deal ha diseñado a una nauseabunda solución al problema laboral creado por la HB 87. Deal propone usar a personas en libertad condicional, entre cuyas condiciones incluye "seguir todas las instrucciones de su oficial de libertad condicional". Él y Gary Black, comisionado de agricultura, están trabajando en estrecha colaboración con el Departamento Correccional para llenar los cultivos de algodón con "trabajadores voluntarios".

En Georgia, el 40 por ciento de la población es no-blanca, pero también lo son más del 60 por ciento de las 26.000 personas en libertad condicional, de acuerdo con la Junta de Indulto y Libertad Condicional de Georgia (GBPP por sus siglas en inglés). Un anterior estudio de la GBPP encontró que en el estado, una persona de tiene el doble de chance de llegar a la cárcel en algún momento de su vida que a nivel nacional. Mucho más del doble para los afro-americanos.

Incluso en un estado con una repugnante historia de esclavitud es chocante ver al gobernador ser tan abiertamente racista como para sugerir esta solución. Sin embargo, esto es consistente con su apoyo a la discriminación racial consagrada en la HB 87.

Muchos activistas pro inmigrantes han parcialmente celebrado el efecto que la ley ha tenido en la agricultura. Pero si bien es cierto que la escasez de mano de obra revela el fundamental papel que juegan los trabajadores inmigrantes en el mantenimiento de las plantaciones en Georgia, aquellos en la izquierda debemos sacar conclusiones más profundas.

En primer lugar, la función principal del Estado en servicio de los intereses empresariales se pone de manifiesto, una vez más.

En segundo lugar, si el plan del gobernador dura hasta diciembre y el algodón de los campos de Georgia es cosechado de esta manera, será la primera vez en mucho tiempo que esta tarea se lleve a cabo en gran parte por una fuerza laboral negra y no libre.

Los que luchamos contra el racismo podemos usar este hecho para a comparar el trabajo mal pagado de afro-americanos e hispano, y ayudar a romper la táctica de dividir-para-vencer utilizada en el sur que confronta a trabajadores de color el uno contra el otro.

Por último, el temor a los retenes de control y a la deportación existía antes de esta ley HB 87, y ahora ha sido acrecentado, continuando el terror sobre el segmento de la fuerza laboral que llenó estos puestos de trabajo en el primer lugar.

La agroindustria de Georgia no está del lado de los derechos de los inmigrantes y en oposición a la HB 87. Este sector quiere una fuerza de trabajo que sistemáticamente es expiada por el Estado a fin aumentar su provecho económico. Es así cómo la categoría de "ilegal" ayuda a algunos segmentos de la élite, y por qué la agroindustria nunca apoyará una solución justa --plenos derechos para todos los trabajadores indocumentados.

Mientras continuamos luchando contra la HB 87, debemos recordar que no podemos luchar sólo para volver a la época anterior a la aprobación de esta ley. Debemos fijar nuestra mira mucho más alta --en trabajos con justicia para todos.

Traducido por Orlando Sepúlveda

Página principal | Retornar arriba

 



Lee los números anteriores de Obrero Socialista.


Lee lo más actual sobre Puerto Rico, de la lucha estudiantil a la situación dentro del movimiento obrero. También se puede leer reseñas de obras artísticas y análises marxistas en español.


Protesta la ley SB1070 con este cartel...Ponlo en tu pared o ventana. Haz clic aquí para bajar el cartel en formato PDF.